Anuncio
InicioEspañaUn policía no es solo un número

Un policía no es solo un número

– Corte comercial –

Si preguntaran a miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pronto descubrirían que la mayoría cree que nos sentimos “Solo un número” para la administración y no es un activo valioso del que cuidar.

El cansancio y la desmotivación en este sentido han alcanzado picos insospechados. Los veteranos de mayor edad pronto enseñan pepinillos, –como se llama cariñosamente a los nuevos policías, esa es la única concesión que que nos da la administración es ser “un número”. Sí, ese número de carnet profesional asignado por el Ministerio del Interior a cualquier pasante de policía que finalice el período de prácticas.

Esto es absolutamente necesario que cambie. Detrás de un policía hay un ser humano, y detrás de ese ser humano, una familia, que siente y que sufre. Es difícil de digerir que los responsables de garantizar la seguridad y preservar los derechos y libertades de las personas aún carecen de los medios necesarios y adecuados para salvaguardar y defender su integridad física. Desde 2014, sindicatos y asociaciones luchan para que cada policía o guardia civil tenga su propio chaleco personal. Después de cuatro largos años de lucha, todavía el 40% de ellos carece de ella.

Esta situación contrasta con inversiones millonarias no utilizadas, como el aeropuerto de Castellón -que costó 137 millones de euros-, compensaciones multimillonarias como Castor o el derroche sistemático de administraciones con gastos no reembolsables, no caben al frente de un grupo de esos a quién están tratando de convencer de que no existe una línea presupuestaria para la armadura corporal individual, adaptada al tamaño y al género.

Parece que la vida de los policías no merece un esfuerzo económico extra por parte del Estado, borracho para conformarse con una entrega de “drop-in” y chalecos evidentemente insuficientes. No jueguen a la “ruleta rusa” con nosotros, políticos.

El costo de un chaleco antibalas no alcanza la cifra de 500 €Nos preguntamos entonces cómo el Estado no es capaz de asumir un solo bien para la compra de un bien tan necesario para salvaguardar la integridad física de los agentes.

Lejos de aceptar que son “solo un número”, los policías pretenden ser considerados lo que somos, personas con nombre y apellido, y con tantas familias esperando que volvamos a casa; Somos compañeros y amigos, que lejos de resignarnos, pensamos que estamos luchando por algo que Ley de prevención de riesgos laborales ya recauda y que la administración ha ignorado durante años. Esta omisión de nuestros representantes continúa aumentando el número de pérdidas humanas por falta de un simple chaleco antibalas.

Editorial: José J. Martínez

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Aleatorio

Popular

Comentarios Recientes

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com