Anuncio
InicioEspañaPolicía Nacional encontró 23 piezas de peluches en Barcelona durante el desmantelamiento...

Policía Nacional encontró 23 piezas de peluches en Barcelona durante el desmantelamiento de un grupo delictivo de trata de personas


Siete personas fueron detenidas como integrantes de una red que capturaba a sus víctimas en Colombia para ser explotadas en el servicio doméstico.
Utilizaron empresas fantasmas y transfirieron sus ganancias a Panamá y cuentas bancarias en Suiza para lavar sus ganancias.
Las piezas taxidérmicas que intervinieron pertenecían a animales cazadores, entre ellos un león y un oso y patas de elefantes y rinocerontes.
Además, los agentes intervinieron en cinco vehículos de alta gama -cuatro de ellos de lujo-, once relojes por valor de 700.000 euros, así como el bloqueo de numerosas cuentas bancarias y activos inmobiliarios por varios millones de euros.
Agentes de la Policía Estatal, en una investigación contra la trata de personas, detuvieron a siete personas presuntamente pertenecientes a una organización criminal dedicada a esta actividad delictiva, y sobre las que, además, se disecaron 23 piezas de caza mayor.

Estas piezas incluyen un león y un oso grande, así como patas de elefante y rinoceronte en forma de sillas y taburetes. Por ello se les imputan delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente, así como blanqueo de capitales, delitos contra el fisco, contrabando y almacenamiento de municiones.

La investigación se inició en mayo del año pasado sobre un grupo dedicado a la trata de seres humanos. Las víctimas, originarias de Colombia, fueron capturadas con engaño y con la promesa de que encontrarían una vida mejor en Barcelona, ​​donde fueron trasladadas y explotadas en el servicio doméstico. La organización facilitó toda la documentación necesaria para que estos ciudadanos viajen por España como turistas, facilitándoles billetes de avión, reservas de hotel e incluso dinero para justificar su sustento.

Alto nivel de vida con autos de lujo y una casa exclusiva.

Tras las investigaciones iniciadas, se pudo constatar el alto nivel de vida de los principales perpetradores de la trama, lo que llevó a sospechar que también podrían estar involucrados en delitos de blanqueo de capitales y finanzas públicas. Vivían en una vivienda de lujo ubicada en una exclusiva urbanización de Castelldefels y disponían de numerosos vehículos, todos de alta gama, algunos valorados en casi 300.000 €.

Las personas involucradas utilizaron empresas ficticias sin un negocio real con las que compraron terrenos que luego vendieron a un precio mucho más alto. Estas adquisiciones se realizaron a través de empresas con sede en paraísos fiscales como Panamá y a través de cuentas bancarias ubicadas en Suiza, lo que indicaría actividades relacionadas con el blanqueo de capitales.

Los sospechosos también están acusados ​​de delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente y contrabando, ya que se encontraron 23 piezas de caza mayor en el estado taxidérmico en el registro de una nave industrial del jefe de la conspiración, destacando un león y un gran oso. así como patas de elefante y rinoceronte en forma de sillas y taburetes. A su vez, cinco vehículos de alta gama se ubicaron en un mismo almacén, cuatro de los cuales fueron considerados de lujo.

Una de las encartadas se hizo pasar por cirujano estético

La pareja sentimental del principal sospechoso fue investigada, a su vez, como presunta autora de un delito de intromisión profesional, ya que gracias a las investigaciones realizadas se constató que acudía habitualmente a un hospital donde pretendía ser médica. especializado en cirugía estética, lo que significa que ha tenido varias denuncias previas sobre los mismos hechos.

Se han realizado un total de cuatro rumores y registros que involucran más de 65.000 euros en efectivo, 23 piezas taxidérmicas de caza mayor, joyas de alto valor económico, once relojes de alta gama valorados en 700.000 euros, así como más de mil municiones y drogas. , incluidos los demás. Se bloquearon numerosas cuentas bancarias y activos por valor de varios millones de euros.

El tribunal ordenó que se pusiera en prisión preventiva a tres de los detenidos, incluido el investigador principal del complot. El Seprona de la Guardia Civil colaboró ​​en la investigación y se hizo cargo de la investigación relativa a las piezas de caza mayor, así como a las municiones implicadas.

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Aleatorio

Popular

Comentarios Recientes