Anuncio
InicioEspañaEl grooming y su evolución en el entorno digital

El grooming y su evolución en el entorno digital

– Publicidad –

Autor: Héctor Francisco Fumarola Tejada

La llegada de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) ha facilitado la interconexión de miles de personas en todo el mundo, brindando grandes avances y oportunidades en la academia, el trabajo, la política, etc. Sin embargo, esta interconexión también ha traído grandes desafíos en la lucha contra la delincuencia, en el caso particular de los delitos sexuales cometidos contra personas vulnerables, especialmente en perjuicio de menores de edad, el anonimato, la facilidad de conexión a la red con un gran número de personas; indiscriminadamente, y la falta de controles lo convierten en un medio ideal para que los abusadores de niños apunten a sus víctimas.

¿Qué es el grooming y cómo ha evolucionado en el entorno digital?

La palabra Grooming es un anglicismo, proveniente del verbo acicalar que significa preparar algo para un fin específico, la conducta sancionada como grooming consiste en una serie de acciones realizadas por un adulto que tienden a ganarse la confianza, el aprecio y la amistad de un menor, creando un vínculo afectivo con él, con el objetivo de posteriormente desinhibirse y poder tener acceso sexual al menor.

El grooming como figura delictiva no es un concepto nuevo, ya que desde 1921 con la aprobación del Convenio Internacional para la Represión de la Trata de Mujeres y Niños, aprobado por la extinta Sociedad de Naciones, se destacó la figura del grooming como una utilizada por los traficantes. para atraer a las víctimas, que luego serían introducidas en el mercado de la trata, la prostitución y la pornografía infantil. Sin embargo, para muchos, el acicalamiento era visto solo como un acto preparatorio, iter criminispara la comisión de otros delitos relacionados con el abuso de menores, la solicitación se castiga solo si se ha cometido algún otro delito en el contexto de estos actos preparatorios, como la corrupción de menores.

Recién a principios del siglo XXI, en un estudio realizado por Karen Terry y Jennifer Tallon del John Jay College of Criminal Justice sobre el abuso de los pedófilos dentro de la Iglesia Católica y su presencia en otras organizaciones, fue posible identificar que la El grado de confianza que los sacerdotes católicos tenían con sus víctimas era un factor esencial para abusar con éxito de menores. En este sentido, definieron el grooming como un comportamiento premeditado destinado a manipular a la víctima potencial para que se conforme con el abuso sexual.

Sin embargo, no sería hasta 2007, con la aprobación del Convenio para la Protección de los Niños contra la Explotación y el Abuso Sexual, que el grooming sería considerado específicamente una figura delictiva.

Según Victoriano Panizo, Jefe del Grupo de Investigación Tecnológica de la Jefatura Superior de Policía de Castilla y León, el grooming infantil podría definirse como el ciberacoso con intención sexual perpetrado por un adulto a través de diversas tecnologías de la información y la comunicación (TICS), a través del cual pretende ganarse la confianza de un menor y obtener su satisfacción sexual a través de imágenes eróticas o pornográficas que obtenga del menor, pudiendo también concertar un encuentro físico y abusar sexualmente de él.

¿Cómo seduce el “Groomer” a su víctima?

El grooming es un proceso que pasa por varias etapas en las que el agresor irá ganando poco a poco la confianza de su víctima y construyendo un vínculo afectivo con ella. En su modalidad online, las fases que se han identificado en la doctrina penal son las siguientes:

  • Fase de Amistad: En esta primera fase, el Groomer se pondrá en contacto con el menor, muchas veces mintiendo sobre su edad e identidad, intentará averiguar qué le gusta al chico o chica e intentará entablar una amistad con el menor.
  • Fase sentimental: El Groomer en esta fase intentará consolidar una amistad con el menor, para lo cual le hará preguntas relativas a la vida del menor, identificándose con él. En esta fase, el agresor intentará desmantelar la red de apoyo del niño (familiares, amigos, profesores, etc.), dejándolo desprotegido.
  • Fase de valoración del riesgo: El agresor intentará asegurar su posición en la vida del menor, para ello intentará averiguar si alguien conoce su relación con la víctima, quién más tiene acceso al ordenador o dispositivo que utiliza el menor, donde está la computadora de residencia del niño le preguntará si tiene vigilancia de adultos, sobre todo cuando está en línea, todo esto para saber si tiene privacidad con el niño. Esta información se utilizará para crear un perfil del niño y así poder evaluar si puede convertirse en una víctima real o no.
  • Fase de Exclusividad: En esta fase, el Groomer aumentará la intensidad de las conversaciones con el menor, llevándolo a realizar confesiones personales sobre sus relaciones con amigos, familiares, profesores hasta conseguir la confianza absoluta del niño o niña, tratará de introducir gradualmente temas de relaciones sexuales dentro de estas conversaciones con el objetivo de que el niño se familiarice con estos temas y, en última instancia, busque obtener pornografía del niño.
  • Fase Sexual: En esta fase el menor ve al Groomer como un mentor o como un futuro amante, luego el Groomer introducirá cambios en las conversaciones donde comenzará a realizar peticiones sexuales al menor. Si estas solicitudes no son atendidas por el niño, el Groomer lo chantajeará, amenazando con divulgar el material que ha obtenido previamente del niño si no cumple con sus solicitudes.
peluquería en españa

Desde su tipificación en el ordenamiento jurídico español, a través de la Ley Orgánica 1/2015, ha sido posible identificar y perseguir numerosos casos de este tipo de conductas dentro del territorio español.

Este es el caso de una informática de 29 años, residente en la ciudad de Burgos, que mediante el uso de Instagram se hizo pasar por mujer para contactar con unos menores de edad que la engañaban para que le enviara fotografías y vídeos en los que aparecían. estar desnudo actividades de contenido sexual explícito.

También podemos citar el caso de un joven de 26 años detenido en Almería por los delitos de grooming y tenencia de pornografía infantil. El sujeto en cuestión contactó a 23 menores de edad, de entre 10 y 15 años, de sexo femenino, a quienes contactó a través de las redes sociales y una vez que ganaron su confianza, les solicitó realizar prácticas sexuales en línea.

El riesgo del grooming y la necesidad de denunciarlo

Cuando los menores se conectan a Internet en busca de actividades recreativas, como chatear, jugar videojuegos en línea o interactuar en las redes sociales, pueden convertirse en presa fácil de los Groomers, quienes generalmente se hacen pasar por menores para interactuar con sus víctimas y ganarse la confianza. y luego seducirlos y engañarlos pidiéndoles que proporcionen imágenes de contenido sexual e incluso obtener acceso carnal a menores en el mundo físico.

Para ello es necesario educar a los jóvenes para que sean conscientes del peligro de proporcionar este tipo de material y que puedan identificarse ante un posible depredador.

Igualmente importante es que los padres o ellos mismos denuncien estos hechos y tomen las medidas de seguridad necesarias para prevenirlos y sepan cómo actuar en caso de ser víctimas, por lo que recomendamos:

  • Informar inmediatamente si toma conocimiento de un hecho que constituya Grooming.
  • No comparta material íntimo, fotos o videos, en línea, incluso con nuestros socios o amigos.
  • No cedas al chantaje. Esto solo le dará al atacante más poder para seguir pidiendo más y más a la víctima.
  • No comparta nuestras contraseñas con nadie.
  • Descubra con quién y qué hacen nuestros hijos en línea. Medidas como el uso del control parental son herramientas útiles para prevenir este tipo de delitos.
  • Tener una práctica de navegación conjunta con nuestros hijos, esto ayudará a los padres a poder enseñar a sus hijos en el acto lo que se puede y no se puede hacer en Internet y los peligros que conllevan estas prácticas, para ello es necesario tener una comunicación directa y sin tabú de los peligros que acechan en la red.

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Aleatorio

Popular

Comentarios Recientes