Anuncio
InicioEspañaAnálisis policial de los delitos sexuales: "Más del 95% de las víctimas...

Análisis policial de los delitos sexuales: “Más del 95% de las víctimas son mujeres”

– Corte comercial –

Dada la gran acogida que tuvo mi primer artículo, centrado en el tratamiento de las denunciantes de violencia de género, he optado una vez más por seguir la estela y, por qué no, el formato de la publicación inicial. Riesgo de ser etiquetado como no original, lo que
Me alegra asumirlo, porque he hecho un balance de costo-beneficio antes (siempre tienes que estar en el lado seguro, ¿verdad?). La báscula, por si alguien todavía lo duda, apostó por mantener el estilo, así que aquí estoy.

La estructura que seguiré por escrito girará en torno a tres cuestiones, a las que pretendo dar respuesta en este sentido: en primer lugar, abordaremos las Quién es, o las personas involucradas en delitos de esta naturaleza. Segundo, el Dónde está:
lugares que podrían aparecer como escenas de crímenes. Y tercero y último, el Como comportarse. Aquí es cuando utiliza el sistema de enumeración para proporcionar algunas pautas que espero sean de gran utilidad.

Como primeros aspectos a tener en cuenta, existen coincidencias entre el perfil de la denunciante en violencia de género y el de la persona víctima de delitos de carácter sexual (¿Quién?). Recordemos que en el primer tipo, la violencia contra la mujer en
de la pareja – el contribuyente es siempre una mujer y la persona activa, un hombre.

En el presente análisis (libertad sexual), si dejamos de lado los ataques a la integridad de los menores -en los que podemos encontrar hombres, habitualmente maltratados por personas del mismo sexo, todo está dicho-, la gran mayoría de denunciantes también serán mujeres. Mirando hacia atrás, en poco más de cuatro años en esta especialidad criminal, solo me he encontrado con un par de casos (así que recuerde) de informantes masculinos. En ambos, por cierto, el presunto autor era del mismo sexo.

Soy consciente de que la experiencia personal generalmente carece de validez científica. En cualquier caso, el Equilibrio delictivo que publica anualmente el Ministerio del Interior recuerda que, en 2018, la Policía del Estado tuvo conocimiento de un total de 225 delitos contra la
libertad sexual en la capital malagueña. De estos, un servidor investigó alrededor de las tres cuartas partes (todos excepto los que presentan víctimas menores de edad, cuya responsabilidad es el Grupo de Menores). Solo tienes que sacar la calculadora y hacer un par de sencillos pasos para concluir que el porcentaje de mujeres víctimas de estos delitos sexuales supera el 95% del total.

Las mujeres representan más del 95% de las víctimas de delitos sexuales

Por tanto, tenemos como elemento principal compartido en una proporción muy alta, entre la violencia de género y sexual, el sexo de la víctima y el agresor. Pero las equivalencias no terminan ahí, ni mucho menos. Otro de gran importancia, especialmente a la hora de desarrollar la investigación policial posterior a la denuncia, es el escenario en el que ocurren los hechos (¿Dónde?): Son conductas delictivas que suelen darse en un contexto íntimo o privado. Tanto entre las cuatro paredes de la habitación de una casa particular como en la vía pública, donde suelen buscar zonas deshabitadas y poco iluminadas; encontraremos una ausencia absoluta de testigos. Se trata de actos ilícitos que, lamentablemente para quienes nos dedicamos a ello (por la dificultad de la prueba en la fase judicial posterior), se realizan lejos de la mirada de terceros.

Esto debería ser suficiente para enmarcarnos y entrar completamente en la cuestión. A continuación enumeraré los aspectos que siempre trato de tener en cuenta a la hora de abordar un enunciado de este tipo, sin querer ser exhaustivo (¿Cómo actuar?). El formato, como se menciona en la introducción, será el de la enumeración (en este caso solo cinco apartados). Empezamos.

PRIMERO.- Los primeros momentos son fundamentales, más aún si el crimen acaba de ocurrir. Obviamente me refiero a aquellas víctimas que inmediatamente piden ayuda a las Administraciones, o al ciudadano que encuentra a la mujer desamparada y de inmediato se da cuenta. En realidad, existen múltiples formas de recibir noticias –oficiales– de lo sucedido: no es raro que las mujeres se presenten directamente en un centro médico o en la comisaría.

El aspecto coincidente debe ser, en todo caso, el factor tiempo o la inmediatez del hecho traumático.. Dicho eso, el contacto inicial será, para bien o para mal, de fundamental importancia. Si es posible, intentaremos que la primera entrevista sea realizada por un funcionario Y, esto ya debería tenerse en cuenta, fue ella misma quien tomó la siguiente declaración.

Si por razones operativas no puede ser, se intentará minimizar el grado de exposición de la víctima, para salvaguardar su privacidad. Para ello intentaremos ubicarlo en un lugar privado, seguro y amigable con el medio ambiente; evitando pasos y sobre todo tener que explicar lo sucedido a más personas. Con uno, si es posible.

Alguien o alguien dirá: “Con uno te refieres a la policía, porque entonces tienen que explicar lo sucedido al menos al ginecólogo y al forense”. La propuesta que les hago es la siguiente: que la exploración se realice en el puerto en unidades de escritura, es decir, en una especie de entrevista conjunta. Aquí, sin embargo, no se debe exceder el número de personas presentes.

Yo pondría el límite en tres, personalmente (forense, ginecólogo y policía). Para terminar con este apartado, confesaré que esta última idea no es mi original. No es mi intención atribuirme a mí mismo los éxitos de los demás.

SEGUNDO.- En línea con el punto anterior, intentaremos brindarle a la víctima todos los detalles de los pasos a seguir. En los momentos inmediatamente posteriores al hecho, lamentablemente el miedo y la incertidumbre estarán muy presentes. Para contrarrestar sus efectos, un
Buena cantidad de información y trato exquisito.

Comenzaremos explicando que nos enfrentamos a acciones que solo pueden ser perseguidas a solicitud del agraviado, es decir, previa denuncia. Ella, y solo ella, tendrá la última palabra en lo que respecta a la acción policial. Aquí, por razones obvias (específicamente para salvaguardar las huellas biológicas y evitar la victimización secundaria), la denuncia verbal será válida: si expresas tu intención activaremos el protocolo y será explorado por profesionales de la salud y ciencias forenses.

PN / Archivo

En definitiva, te lo contamos, en un lenguaje claro y comprensible, todo eso ocurrirá si decides mediante la denuncia. Les daré un ejemplo: “Ahora se le recomendará al forense que venga a explorarlo. Tomarán muestras para tratar de identificar al autor o autores, evaluar las lesiones y contarle lo sucedido. Estarás en buenas manos, son grandes profesionales. Te acompañaré todo el tiempo. Cuando terminemos, si no está muy cansado, lo llevaremos a la comisaría para emitir un comunicado a los especialistas. Verás cómo te van a cuidar ”. Esta es una conversación simplificada, pero representa aproximadamente la explicación detallada de la que estoy hablando. La información es el mejor remedio para la incertidumbre.

TERCERO.- Empatía, mucha empatía. Se trata de intentar ponerse en su lugar, escuchar con atención, no cuestionarla, tomarle la mano si pregunta … Un ataque a la libertad sexual es uno de los comportamientos más graves que podemos encontrar. Por lo tanto, esta hecho
Se necesita una sensibilidad extraordinaria en la intervención con estas mujeres.

CUARTO.- Absoluta sinceridad desde el primer minuto. Especialmente si la declaración la va a hacer un hombre, como podría ser mi caso. Un primer acercamiento, en tono cerrado y comprensivo, sería una buena estrategia: “María, cuando estés lista te necesito
contar lo que pasó. Sé que soy un hombre, pero a mi favor tengo mi amor por este trabajo. Ayudarte es lo que más me hace feliz. Dicho esto, predigo que tendremos que entrar en detalles: qué te hizo, cómo lo hizo, el viaje que seguiste hasta que llegaste allí, con quién estabas esa noche, con quién dijiste lo que sucedió después, si lavó o no la ropa que llevaba, etc. Con esto quiero comunicarles que cualquier dato, por insignificante que parezca, puede resultar esclarecedor. Si necesita detenerse, paramos; Si quieres fumar, le pedimos un cigarrillo a Alvarito y salimos a fumar; Sea lo que sea, solo tienes que preguntar. Dime cuando estés listo y empezaremos “.

En esta línea, como norma general y en todo caso en la conducta que se produzca en la vía pública, será necesario acudir con la mujer al lugar para reconstruir los hechos in situ. Se trata de buscar pistas que permitan identificar al supuesto autor o autores (en
el supuesto de que no se conoce), como la presencia de cámaras de videovigilancia en el camino que sigue.

Fuente rtve

QUINTA.- Proximidad, mucha cercanía. Mírala a los ojos, acompáñala en sus gestos, sigue de cerca su historia. Cuando comencé el diálogo inventado en el punto anterior, lo hice adrede con un nombre: María. Es fundamental que nos dirijamos a usted por su nombre, que sienta que su caso nos preocupa, que vea un apoyo real en nosotros. Sé que es mucho pedir, pero no merecen menos.

La violencia sexual con penetración se reporta cada 5 horas en nuestro país

Hasta aquí mi contribución en esta materia que, hasta ahora, es un problema de trascendencia social. Los datos oficiales son concluyentes al respecto: en España, se registra una denuncia de violación cada cinco horas. Lo que básicamente resulta ser que una mujer, cada 5 horas (media jornada laboral, para que te hagas una idea clara), pone en conocimiento de las autoridades un atentado a su libertad sexual en la modalidad más grave conocida (agresión sexual con penetración). Imagínese si también contamos el abuso y el acoso
sexual, por ejemplo. Mejor ni siquiera pensar en eso.

En definitiva, se necesitan profesionales capacitados e involucrados, que porten la empatía como una bandera y hagan que estas víctimas se sientan a gusto si deciden denunciar. Hacemos nuestro mejor esfuerzo para brindarles los recursos y la confianza que necesitan. De ellos.

Álvaro Botías Benedit

Autora del libro “La lucha contra la violencia de género”

Artículos relacionados

¿Acoso o reconquista?

Lo que debe saber sobre un informe de violencia de género

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Aleatorio

Popular

Comentarios Recientes