Anuncio
InicioEspaña22 personas detenidas y dos centros de fabricación ilegal de paquetes de...

22 personas detenidas y dos centros de fabricación ilegal de paquetes de trece marcas diferentes de tabaco desmantelados


La Policía del Estado, en un operativo conjunto con la Agencia Tributaria de Bulgaria y el Ministerio del Interior, desmanteló en Cataluña una organización criminal internacional de origen búlgaro que se había especializado en la fabricación ilícita de cigarrillos y su posterior distribución en diferentes países de la Unión Europea. Unión. La operación resultó en la detención de 22 personas en Tarragona y Barcelona, ​​15 de ellas ucranianas, dos búlgaras, tres españolas, una moldava y una marroquí. En la operación se registraron nueve inmuebles, todos en Cataluña.

Fabricación ilegal de tabaco

Las investigaciones comenzaron en junio de 2017 cuando los investigadores se enteraron de la existencia de un grupo delictivo búlgaro, organizado para cometer presuntas actividades delictivas y constitutivas de contrabando, propiedad intelectual, blanqueo de capitales, pertenencia a una organización delictiva y contra el fisco.

La información recibida indicó que miembros de la organización viajarían desde Bulgaria a España para establecer varias fábricas para la producción de tabaco ilegal y crear una red de distribución de este producto a nivel nacional e internacional. Transportaban tabaco a granel desde Bulgaria, sin pasar los controles aduaneros correspondientes, y utilizaban almacenes instalados en España para el almacenamiento de cortes de tabaco y para el montaje de fábricas dedicadas a su transformación en cigarrillos.

Posteriormente, fueron distribuidos por países de la Unión Europea, principalmente Alemania, Reino Unido y España. Tanto la materia prima como la maquinaria necesaria para el montaje de estas fábricas se traían desde Bulgaria a España por vía terrestre o marítima. El beneficio económico obtenido de esta actividad ilegal fue reciclado a través de una red de empresas instrumentales. También utilizaron tarjetas de crédito para cometer fraudes en varios establecimientos.

Más de 200 personas trabajaron para el líder de la organización.

Tras esta información inicial, se inició una investigación conjunta que determinó cómo la organización delictiva tenía tres naves industriales en España. Dos de ellos estaban ubicados en el municipio barcelonés de San Quirico del Vallés y se utilizaron como almacenes, mientras que el tercero estaba ubicado en Constantí, en la provincia de Tarragona. Este último albergaba la fábrica de cigarrillos ilícitos y trabajó allí durante varios meses de campañas, lo que dificultaba su identificación.

Durante los dos años de investigación, los agentes constataron que el líder del grupo desmantelado estaba perfectamente asentado en España y había desarrollado una red de actividades jurídicas en las que protegía su actividad delictiva. Esta persona, junto a otras en las que confiaba, entre ellas un español y un moldavo, había tejido una red de empresas dedicadas a la construcción de viviendas, el transporte por carretera de todo tipo de mercancías y la compra de empresas en el exterior. . Esta persona contaba con más de 200 trabajadores dedicados a la construcción de viviendas de lujo tanto en España como en Bulgaria y con camioneros de empresas logísticas nacionales e internacionales.

Además, el líder de la organización había adquirido una empresa de camiones en Mali y estaba en conversaciones con ciudadanos sudafricanos, destacando un interés particular en invertir parte de sus ganancias en África.

Al mantener una actividad legal tan extensa, los investigadores se vieron obligados a realizar un trabajo minucioso para determinar qué parte del negocio de la organización era legal y qué parte no lo era. Como ejemplo, la organización utilizó camiones fruteros con destino a Sevilla para transportar cargamentos de tabaco a la provincia de Andalucía.

La organización utilizó comunicaciones encriptadas a través de aplicaciones específicas para dispositivos móviles y, en sus movimientos, utilizaron potentes inhibidores capaces de “barrer” hasta 16 frecuencias diferentes, lo que denota la alta especialización del grupo.

9 registros y dos centros desmontados

Una vez que los agentes desvincularon la actividad ilegal de la legal, se planificó un mecanismo coordinado para proceder con la detención de los integrantes de esta organización criminal.

El operativo, que generó 9 registros y registros por orden judicial, resultó en la detención de 22 personas, el desmantelamiento de dos centros para la fabricación clandestina de paquetes de 13 marcas diferentes de tabaco y la incautación de abundante material para la fabricación de cigarrillos. , así como paquetes, tabaco empaquetado, tabaco picado, autos de alta gama, efectivo y abundante documentación.

En el momento del registro de la fábrica clandestina, 14 ciudadanos ucranianos y un moldavo trabajaban en el interior. Además, un ciudadano búlgaro actuó como administrador o controlador. Mientras tanto, en Sabadell (Barcelona), Galicia y Sevilla fueron detenidos tres camioneros que distribuían habitualmente el producto final. En Mercasevilla intervino un camión con 437.500 paquetes de tabaco de tres marcas distintas.

El almacén destinado a una fábrica subterránea tenía en su interior otra estructura construida para insonorizar el ruido de las máquinas. También contaba con una sala de estar para los trabajadores, compuesta por habitaciones para la sala de estar (camas, baños, duchas) y un área común con cocina. El conductor o capataz búlgaro, por otro lado, estaba fuera de esta estructura interna, con una cabina diferente utilizada solo por él.

La planta contaba con maquinaria para la denominada “fase primaria” (mezcla del tabaco que entra en los cigarrillos según las marcas) y para la “fase secundaria” (transformación del tabaco picado y licuado en cigarrillos, luego en paquetes y finalmente, en cajas de cartón para 10 paquetes). Se encontró un segundo almacén con maquinaria auxiliar para el tratamiento de la picadura y abundante material para empaquetar tabaco destinado a fumar en narguiles.

Los barcos se han cerrado por completo como medida de seguridad.

Durante la campaña los trabajadores vivieron dentro de los almacenes en total secreto, con las puertas de la estructura interna cerradas y sin ventanas. De esta forma, los trabajadores no pudieron comunicarse con el mundo exterior. Incluso les habían quitado los teléfonos móviles y algunos de ellos afirmaron que no conocían el país en el que se encontraban. Todo esto forma parte de las medidas de seguridad adoptadas por la organización criminal. Estas personas se encontraban en situación de residencia en el territorio nacional y, por tanto, no estaban autorizadas para trabajar. Habían sido traídos a España por carretera después de llegar al espacio de la Unión Europea en vuelos desde Ucrania.

La capacidad de producción fue tan importante que se falsificaron 13 marcas diferentes de cigarrillos con leyendas en español e inglés. También se falsificó tabaco para narguile o shisha de una prestigiosa marca árabe. Fuentes del sector consultadas durante el operativo confirmaron que nunca antes se había desmantelado una fábrica clandestina que falsificara tabacos de tantas marcas. Es algo extraordinario y desconocido hasta hoy en territorio español.

En un día, la fábrica pudo producir suficientes paquetes para completar la carga de un camión como el de Sevilla, que transportaba un total de 437.500 paquetes.

El tabaco incautado tuvo un valor de 6.586.401,65 euros, lo que representa una estafa a las autoridades fiscales de 5.140.886,50 euros, a los que hay que sumar el valor de la maquinaria para la producción de cigarrillos incautados en un peritaje específico.

La basura y restos generados por el sistema de producción fueron almacenados en grandes cajones colocados sobre palés en el almacén ubicado en la calle Penedés en el municipio de San Quirico del Vallés (Barcelona). Probablemente estaban esperando ser recogidos y trasladados a otro lugar por uno de los camiones utilizados por la organización. Este almacén también fue utilizado como almacén para el material necesario para el empaque de tabaco, como paletas de cartón forjado de varias marcas de tabaco y bobinas de papel (blanco, plateado y transparente).

Finalmente, el producto final fue posteriormente distribuido por camiones que realizaron viajes a Galicia, Andalucía, Reino Unido y Alemania con numerosas medidas de seguridad, incluso realizando cambios de remolque en zonas deshabitadas.

La investigación fue dirigida por el Juzgado de Educación nº 5 de Sabadell.

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Aleatorio

Popular

Comentarios Recientes